JERICÓ JIMÉNEZ

JERICÓ JIMÉNEZ

  • Escuela Unión Peña
  • Benjamines hasta juveniles en C.D. San Juan TP
  • Título Federativo NII
  1. En pretemporada hacemos un mesociclo estructurado de 4-5 semanas. Durante la temporada preferimos realizar microciclos semanales en función del rival y nuestros aspectos a mejorar.
  2. Flexible a la hora de planificar sesiones, sobre todo durante la competición.
  3. Depende de ambas cosas, primero por el déficit o virtudes que posee la plantilla. Trabajamos para mejorar y explotar lo que tenemos, mejorando nuestro juego. Sin embargo, y con mayor relevancia en categorías de competición, los resultados te hacen ver qué “cosas” hacen falta trabajar semanalmente.
  4. Trabajamos desde la línea defensiva hacia adelante. La mayoría tiene la opinión de que según qué jugadores/as tienes trabajas de una manera u otra pero a mi me gusta, y mucho, tener el balón. Trabajamos la salida del mismo desde el portero, centrales, laterales, etc… Aunque no dejamos atrás el contraataque.
  5. Sí, siempre evalúo a los chicos. Tengo una plantilla y tenemos que conocer cómo vienen (a veces llegan a cadetes sin saber orientar un control con pierna menos hábil). Anotamos nuestras observaciones y nuestro cometido principal es que mejoren esos aspectos hasta mecanizarlos.
  6. Por supuesto. Por suerte, entrenando en clubs de barrio tienes que trabajar mucho el ámbito social del jugador y tener mucha psicología con ellos pero, esto es lo que más me gusta de este deporte. Por eso quizá sigo en el San Juan. Me llena de satisfacción ver como han crecido como personas algunos de mis ex-jugadores (nadie apostaba por ellos). Tengo un hermano con autismo y también he trabajado como ayudante con personas con diversidad funcional. Todo lo que sea ayudar socialmente me apasiona como educador que me considero.
  7. Sí, me reúno con ellos pero a principio de temporada únicamente. Les expongo cómo trabajaremos, nuestros objetivos pero no soy un entrenador que hable mucho con los padres y madres. Esa faceta se la dejo al coordinador del club.
  8. En mi opinión, son necesarios. Sin ellos los niños y niñas no podrían practicar el deporte que les gusta. La mayoría se involucra para llevarlos a entrenar después de largas jornadas de trabajo, pagar cuotas, etc. Además, siempre nos gusta que papá o mamá estén ahí para animarnos mientras jugamos. Existe una minoría que son fanáticos e incluso atrofian el desarrollo de sus hijos o hijas, pero eso, son unos pocos.
  9. La sociedad tiene mucha relevancia en el mundo del fútbol base. La razón es que este deporte ha pasado de lo pasional a lo económico. No digo que todos quieran ser David Silva o Valerón sino que todos juegan para llegar a 1ª división y vivir siendo profesional. Esto, en mi opinión, lo han generado las TV’s, las emisoras de radio y redes sociales. Sólo se habla de cuánto gana Pepito o Manolito. La diversión y el juego han pasado a un segundo, o tercer, plano.
  10. En alguno de los casos NO se está gestionando bien. Te explico. Si muchos clubes, que tienen una buena planificación, presumen de metodología desde la base a sus primeros equipos, gozan de grandes formadores, etc. ¿Por qué necesitan fichar, vaciando a clubes más pequeños, para sus categorías importantes? Si venden una gran formación deberían llegar a esas categorías jugadores o jugadoras que hayan sido formados por ellos.
  11. Todos trabajamos la captación. Eso es una verdad absoluta en el fútbol base. Aunque sí es cierto que la formación debería ser el foco de atención y donde se incidiera más, mayormente en edades tempranas.
  12. Me remito a la pregunta anterior. Muchos quieren llegar a los más alto a toda costa y, cada vez es más complejo competir con los clubes fuertes de la isla. Te digo que el fútbol base ya no es diversión, aprendizaje (como cuando uno era niño) Ahora es fanatismo creado casi sin darse cuenta, menos clubes sociales (de barrio), a los que nos cuesta muchísimo tener un equipo por categoría y eso que somos conscientes de que sólo 1 de cada 5.000 niños y niñas alcanzará la élite de las grandes ligas.
  13. Me parecen muy positivos. Cuando preparas sesiones para un equipo, apenas hay espacio para trabajar de manera individual los aspectos técnicos de cada jugador o jugadora. Valoro mucho que hayan tecnificaciones individuales o en grupos reducidos ya que mejoran el nivel del grupo en los entrenamientos.
  14. Ya he dejado mi opinión en redes. Creo que por el bien común y por la salud de todos hasta que no esté controlada la enfermedad no debería empezar el fútbol. Y no sólo fútbol. Hablo de deporte colectivo en general o los colegios. Soy de los que quiere que mis hijos vayan a clase y hagan deporte y que ruede el balón pero debemos ser prudentes y esperar a que pare la pandemia, nos vacunemos y hagamos “vida normal”.