Y TÚ, ¿CÓMO TE SENTIRÍAS?

INFANTIL C A.D.HURACÁN 16-17

Y TÚ, ¿CÓMO TE SENTIRÍAS?

¿Entrenas o juegas igual de bien bajo presión?¿No te afectan los comentarios negativos externos?¿Disfrutas en el entorno actual del fútbol base?

Es probable que respondieras a una, varias o a todas las preguntas si te apasiona el fútbol. Sin embargo, estoy seguro de que muchos/as jóvenes jugador@s no soportan esa presión del mismo modo que podemos hacerlo los adultos. Incluso, pretendemos que aíslen ciertos estímulos mientras están jugando o entrenando. Y, a veces, es realmente complicado para ellos/as.

En mi opinión, el manejo de las emociones en edades tempranas es una asignatura pendiente en el fútbol formativo. El verbo favorito de gran parte de los que nos dedicamos a entrenar es EXIGIR. Exigimos trabajo, esfuerzo, compromiso, compañerismo, etc. Todos ellos valores, a priori, muy positivos para la formación de la persona pero que no dejan de ser un arma de doble filo si no lo usamos adecuadamente.

Por ejemplo; pedir a un jugador más intensidad en el entrenamiento y exigirle que de el 100% sin saber con qué día, estado de ánimo o ganas llega ESA PERSONA al entrenamiento. Esto puede ser un golpe muy duro de encajar para los jóvenes si no trabajamos, al mismo tiempo que los anteriores, valores como la empatía o la confianza.

  • Hay que conocer a l@s jugador@s.

Decía un compañero del curso #VENCEsinVIOLENCIA de ANFED:

Estoy seguro de que si voy a cualquier entrenador, de cualquier equipo y le pido que me diga TRES COSAS que le gusten a cada uno de sus jugadores, que no tengan que ver con el fútbol, no sabe.

Como formador que me considero, me preocupa bastante que esa afirmación pudiera ser cierta en mi equipos. Y, ¿a ti?

  • El fútbol es espectáculo, debería ser motivo de fiesta

Hay ciertos momentos durante un partido de fútbol que pueden hacer aflorar en aficionados (que son padres, madres, familiares o allegados a nuestr@s jugador@s a fin de cuentas) sentimientos de ira, rabia o impotencia. Se falló el gol del empate, el árbitro se equivocó, un rival hace una entrada dura, etc.

Y es AHORA donde tenemos que demostrar que (como adultos) SABEMOS ESTAR POR ENCIMA DE ESO y seguir disfrutando del deporte de nuestro hij@, amig@, familiar independientemente de quién haya cometido el error sin gritar, sin insultar y sin ofender. Desde el respeto podemos conseguir más de lo que nos imaginamos. Solo así ayudamos al correcto devenir del partido sin crear esos momentos tan desagradables para tod@s que, por desgracia, parecen estar arraigados al fútbol base.

Sin más, les dejo con los auténticos protagonistas, los artífices, los que meten los goles, hacen las paradas, las maravillas que nos deleitan cada fin de semana. LOS JUGADOR@S y sus opiniones acerca de estas tres cuestiones:

  1. ¿Qué sientes si recibes mensajes negativos durante los partidos?
  2. ¿Qué sientes si recibes mensajes positivos durante los partidos?
  3. ¿Qué podemos mejorar entrenadores, padres y madres para que no te sientas mal?

Espero que les guste y se animen a poner en práctica acciones de prevención de la violencia en su entorno más próximo. Hoy son 17 niños de un equipo INFANTIL de Gran Canaria. Podríamos pensar que somos pocos, que no somos nadie. Preferimos pensar que somos de los primeros y estamos en el buen camino.

Por un fútbol base formativo, pero de verdad

La idea surgió a raíz de ver éste vídeo de la Fundación Brafa. Creo que me conmovió :-p

Publicado por Samy Martín

Técnico Deportivo Grado Medio (UEFA A) Actualmente, trabajando en Academia SM Fútbol, en el C.D. Guiniguada Apolinario

A %d blogueros les gusta esto: